¿Cuáles son las maniobras de reanimación cardiopulmonar en niños?



Las maniobras de RCPB siguen una secuencia u orden para garantizar el mayor éxito posible de las mismas, no se debe pasar de escalón si no se ha resuelto el previo. El orden a seguir es el siguiente:
1.Poner al niño y a la persona que va a realizar la RCPB fuera de peligro
2. Comprobar si el niño está consciente o no. Se pueden hacer leves sacudidas (no sacudidas en caso de accidente con golpe en la cabeza, ya que puede haber lesiones en el cuello).
3. Si el niño está inconsciente solicitar ayuda a la gente que esté alrededor. Si está consciente, debemos facilitar su traslado a un centro sanitario para ser evaluado por personal sanitario.
4. Maniobras de apertura de la vía aérea: estas maniobras están destinadas a facilitar la entrada de aire por la boca. Cuando un niño está inconsciente puede tener obstruida la garganta por la lengua que tiende a caerse hacia atrás, además puede haber en la boca cuerpos extraños. los cuerpos extraños que dificulten la respiraciópn deben ser retirados, si es fácil y posible hacerlo. Las maniobras de apertura de la vía aérea están destinadas a solucionar estos problemas. La más utilizada es la maniobra frente-mentón, con una mano sobre la frente inclinamos un poco la cabeza hacia atrás y con los dedos de la otra mano por debajo del mentón tiramos suavemente de la mandíbula. Cuando el niño ha sufrido un golpe en el cuello o la cabeza, esta maniobra no se debe utilizar, empleándose en su lugar, la maniobra de tracción de la mandíbula, con el pulgar y el índice de una mano tiramos suavemente de la mandíbula. Debemos retirar de la boca todos los objetos o contenido que se vean y puedan ser retirados con facilidad.
5. Comprobar la respiración: una vez que se ha realizado la apertura de la vía aérea se comprobará si el niño respira. Colocamos nuestra cara sobre la boca del niño mirando hacia su tronco, para oír si hay ruidos respiratorios, sentir su respiración sobre nuestra mejilla y ver si hay movimientos respiratorios en el tórax. Si respira, le colocaremos de costado y facilitaremos su traslado a un centro sanitario, comprobando cada poco tiempo que sigue respirando hasta que sea atendido por personal sanitario.
6. Si el niño no respira, iniciar la respiración boca-boca o boca-boca/nariz si el niño es menor de 1 año: se coge aire y se sopla a través de la boca del niño, tapándole la nariz, o sobre su boca y nariz si el tamaño de nuestra boca y el del niño nos lo permite (en general cuando el niño es menor de 1 año). Esta maniobra la debemos repetir 5 veces o al menos 2 veces hasta que se compruebe que son eficaces (se mueve y llena el tórax del niño). Si al hacer la respiración artificial al niño no se consigue que entre aire (no se mueve el tórax), se debe comprobar de nuevo que se ha abierto bien la vía aérea (frente-mentón o tracción de la mandíbula) y, si aún así no se consigue que entre aire, sospecharemos que algún objeto obstruye la vía respiratoria (laringe, tráquea, bronquios) (ver información al respecto, en esta misma sección).
En este último caso se realizarán una serie de maniobras destinadas a expulsar ese objeto o cuerpo extraño de la vía respiratoria, básicamente los golpes en la espalda (5 golpes seguidos) y las compresiones del abdomen (5 compresiones seguidas). Estas maniobras difieren algo según la edad del niño. Tras cada serie de 5 golpes en la espalda o 5 compresiones en el abdomen, se comprueba si el posible objeto está visible en la boca y se puede retirar fácilmente, si el niño ha empezado a respirar y si no es así, si somos capaces de nuevo de introducir aire con el boca a boca (comprobar si se llenan los pulmones, es decir sí somos capaces de mover el pecho al introducir aire). Si somos capaces de introducir aire en los pulmones, continuaremos con el siguiente paso de la RCPB y si no, volveremos a repetir toda la secuencia todas las veces que sea preciso, para intentar expulsar el objeto de las vías respiratorias. Comprobar si el niño respira.
7. Comprobar el latido del corazón mediante el pulso u otros signos de vida: una vez que conseguimos introducir aire en los pulmones del niño, el siguiente paso es comprobar si su corazón se ha parado. Para esto lo más utilizado es comprobar el pulso, bien en el cuello ( pulso carotídeo), o en el brazo (braquial), en niños menores de 1 año. Otra forma de sospechar que el corazón está parado es comprobar que no hay otros signos de vida (está inconsciente, no se mueve, no respira y tiene mal color). Ante la duda hay que iniciar el masaje cardiaco. Si tiene latido cardiaco, seguiremos la respiración artificial a un ritmo de 20 respiraciones por minuto y facilitaremos su traslado a un centro sanitario. Seguiremos haciendo respiración artificial y comprobando que el corazón late cada poco tiempo, hasta que el niño sea atendido por personal sanitario.
8. Si no hay latido o pulso, iniciar masaje cardiaco (compresiones sobre el tórax): se comprime el tórax, encima del esternón (hueso que está en el centro del tórax, por delante, que va desde el cuello hasta el abdomen, sirviendo de anclaje de las costillas), con los dedos en el niño menor de 1 año, con la palma de una mano hasta los 7 u 8 años y con las dos manos por encima de esta edad. Se comprime, aproximadamente, con una profundidad equivalente a la tercera parte de la distancia o diámetro entre la espalda y el pecho. El masaje debe realizarse sobre una superficie dura, es decir, es mejor realizar la RCPB colocando al niño en el suelo que realizar estas maniobras con el niño en la cama.
9. Sincronizar respiración artificial con el masaje cardiaco: se sincroniza una respiración por cada cinco compresiones del tórax (masajes cardiacos), 5 compresiones del tórax - 1 respiración boca a boca -5 compresiones del tórax - 1 respiración boca a boca, etc.
10. Al minuto de iniciar RCPB, pedir nuevamente ayuda, pero en este caso cerciorarse, si se puede, que va a llegar ayuda sanitaria (ambulancia) (llamar al 112): en este momento si tenemos un teléfono cerca o posibilidad de avisar a alguien cercano, podríamos abandonar la RCPB durante unos segundos para hacer una llamada.
11. Comprobar cada dos minutos, si el niño respira y si su corazón late: para comprobar esto se hace como en los pasos 5 y 7 y durante un tiempo máximo de unos 10 segundos. Si se consigue que el niño tenga latidos cardiacos se suspenderá el masaje cardiaco y continuaremos con la respiración boca a boca. Si además empieza a respirar, suspenderemos la respiración boca a boca y se colocará al niño tumbado de costado, comprobando cada poco tiempo sí sigue respirando y si su corazón sigue latiendo, hasta la llegada de ayuda sanitaria.

1 comentario:

Alex dijo...

Hola soy alex de chile y tengo una duda, en una prueba me pusieron un caso en el cual una persona tenia una hemorragia frontal en decubito prono, pulso debil, inconsciente ( y he aqui el meollo del asunto) expansion minima del torax. Que hacer? yo lo pondria en posicion de seguridad porque la persona esta respirando ( no tenia via aera obstruida) si llegara a empeorar aplico maniobras rcp, pero otros lo tomaron como respiracion agonica , y la respiracion agonica segun mis conociemientos, es una respiracion forzada y rapida , (como en el caso de shock hipovolemico) . Me podrias decir cual era la forma correcta de actuar?